El trabajo social no descansa y mucho menos cuando de fútbol se trata.

Y es precisamente el deporte lo que motiva a niños y niñas a ocupar su tiempo libre. Personas como Luis Alfonso Cárcamo Zabala han dedicado parte de su vida para potenciar en los habitantes de Torrentes estas destrezas físicas.

Este topógrafo profesional que vive del arbitraje y del liderazgo comunitario, considera a Soacha un ambiente distinto, bonito y lleno de oportunidades; donde aportar “un grano de arena se vuelve indispensable para que generar un cambio”.

Del desplazamiento por la violencia de Antioquía aún quedan recuerdos para Cárcamo Zabala; pero, desde hace tres años que está en el municipio, tiene la plena convicción que inculcar en los más jóvenes los deseos por salir adelante trae buenos logros. Por eso, inició con la recuperación de un campo ubicado entre los sectores de Ducales, Parque Campestre y Torrentes, habilitándolo para ofrecer a sus vecinos lugares para el ocio y las actividades deportivas.

“El profe” como es conocido en el barrio, ayuda a que los más de 70 niños inviertan su tiempo libre a través del fútbol y puedan desenvolverse profesionalmente a futuro en los mejores clubes del país.

A medida que se recorre este gran espacio junto al humedal Tierra Blanca, se observa que del parque biosaludable y los senderos de ladrillo no queda nada. Este gran lote que había estado agobiado por la inseguridad, va recuperando el importante aspecto ecosistémico para el municipio. En ese sentido, se ha solicitado ayuda para desarrollar jornadas de embellecimiento, campañas de aseo y procesos educativos para el cese de su contaminación.

Para Luis Alfonso no es problema aportar de su bolsillo con insumos para el podado del lugar, pero ve necesario que la administración municipal tenga en cuenta estos espacios e invierta en recursos técnicos para su mantenimiento y funcionamiento.

Es notable el apoyo de sus vecinos, pues consideran que ha generado un impacto socio ambiental muy gratificante. La puesta en marcha de este proyecto permitió erradicar muchas problemáticas de delincuencia, quitando todos los puntos negativos de este gran campo. Quienes lo apoyan manifiestan que “es grato visitar el lugar, hacer deporte y ver el humedal sin miedo a que se presenten escenas de inseguridad”.

El profe y sus vecinos consideran que el espacio es prometedor. Continuarán con su importante tarea: formar los mejores deportistas para el país.

Fotografía (antes): David Guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *