Lider Trans tiene que vivir en un albergue

Stefania Grajales, directora de la Fundación Sasha y activista ambiental; es una Lider Trans tiene que vivir en un albergue; debido a las constantes amenazas recibidas.

Desde hace varias semanas, Stefania Grajales tuvo que abandonar su residencia debido a agresiones físicas sufridas a mano de sus vecinos; además de amenazas de muerte.

(Nota contexto: Activista Trans de Soacha que fue agredida, teme por su vida)

Sin embargo,por absurdo que parezca; no es la primera vez que sucede. Pero, lo más insólito es que toda la documentación que ella entregó a la anterior administración; se perdió. “Por eso, todo el proceso buscando mi protección tuvo que volver a empezar”, afirmó Stefania.

Del mismo modo, manifiesta sentirse indefensa y que “Yo misma estoy faltando a la ley y maltratando a mis animales obligadas. Porque me sacaron de mi fundación y ahora debo ir a limpiarlos y alimentarlos cada vez que puedo. Porque no tengo ningún tipo de protección”. Haciendo referencia a la razón por la cual la lider Trans tiene que vivir en un albergue

Adicionalmente, de forma vehemente enfatizó en lo que según ella es una falla de todo el estado colombiano. “No es posible que el proceso con la UNP no se haya llevado a cabo porque perdieron la documentación; y ahora me tienen en un centro para habitantes de calle. Eso es lo que significamos los líderes sociales para este gobierno”.

Por último; Grajales le contó a Diario de Cundinamarca que el hecho de ser una mujer trans; la ha llevado a ser víctima de insinuaciones y violencia tanto verbal como psicológica por personas que también están en este albergure.

” Tengo que estar aquí donde no se habla sino de fumar, de sacol y de vicios. Y además tengo que estar escuchando a los hombres decir que están ‘arrechos’; que tienen ganas de sexo mientras yo solo pienso en mis animales. El ser mujer trans no quiere decir que no pueda contribuir a la sociedad con mis talentos.”, enfatizó la directora de Sasha.

Esto, se debe según ella a que “En Mujer y género por el hecho de que mi cédula diga que soy hombre no me quieran ayudar. Yo no me parezco a sus esposos o sus hijos. Yo soy una mujer transgénero y lo que están haciendo es homofobia”, concluyó.

Por el momento, pasa los días en el albergue; esperando que su proceso de protección se lleve a cabo y se le brinden las garantías para poder continuar con su fundación y su labor social.

Vea aquí las declaraciones completas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *